viernes, 7 de octubre de 2011

Día Mundial de la Salud Mental


10 de octubre. Día Mundial de la Salud Mental

Erradicar los prejuicios sobre los pacientes psiquiátricos favorece la normalización social de las enfermedades mentales

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la red de Centros de Día de Rehabilitación Psicosocial, se suma a la conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental con un programa de actos para mañana viernes, 7 de octubre, en el municipio grancanario de Telde

Más de 450 millones de personas en el mundo padecen algún trastorno mental. La Consejería de Sanidad invita a profesionales, usuarios y familiares a que participen en esta actividad dirigida a promover debates más abiertos sobre las enfermedades mentales, al margen de estigmas sociales que han derivado en estereotipos, prejuicios e incluso discriminación hacia los propios enfermos

Cada 10 de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamamiento global a la sociedad con el objeto de recordar la importancia de velar por los derechos de los pacientes psiquiátricos, normalizar su situación frente a otras enfermedades y recalcar la importancia del lenguaje para eliminar los prejuicios que recaen sobre estos pacientes.

Más de 450 millones de personas en el mundo padecen algún trastorno mental. La salud mental es una parte integral de la salud y se considera que no hay salud sin ella. La OMS define la salud como “un estado de bienestar completo, físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o padecimiento”. Por tanto, la salud mental es “un estado de bienestar en el que la persona desarrolla sus propias habilidades, puede afrontar el estrés normal de la vida, trabaja activamente y es capaz de contribuir positivamente a su comunidad”.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias quiere sumarse a la celebración de este día con un programa de actos en el municipio grancanario de Telde, organizado a través de la red de Centros de Día de Rehabilitación Psicosocial, para recordar que todos los agentes sociales implicados en el entorno de los pacientes con trastornos mentales como son los profesionales sanitarios, las familias, los propios enfermos y los medios de comunicación deben contribuir a la normalización de este colectivo comenzando a hacer un ejercicio autocrítico sobre actitudes y expresiones cotidianas, generalmente negativas en este aspecto.

Las enfermedades mentales, numerosas y de diferente gravedad, pueden aparecer a cualquier edad y en algún momento de la vida dando lugar a crisis que requieren de ayuda profesional. Durante mucho tiempo, este tipo de pacientes ha  permanecido al margen de la sociedad, de sus familias, del entorno laboral y de las instituciones, incluso de políticas y atención sanitarias hasta hace pocas décadas.

Estos estigmas sociales han derivado en estereotipos, prejuicios y discriminación, pasando factura a los propios enfermos mentales quienes llegan a autoestigmatizarse viviendo situaciones personales de vergüenza, aislamiento, desmoralización y de estrés añadido que favorece el riesgo de recaídas.

El empleo de términos como “loco”, “imprevisible”, “incurable”, “violento”, “incapaz”o “amenazador” en el lenguaje cotidiano y en los medios de comunicación, fomentan el encasillamiento de las personas que padecen algún tipo de patología mental y frenan los esfuerzos realizados por normalizar la imagen de estas personas.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales que los medios de comunicación abordan con mayor frecuencia en sus informaciones y de la que más estereotipos y mitos se transmiten. 

Si bien su definición clínica refiere a una patología emocional y psiquiátrica grave caracterizada por alteraciones del pensamiento, tergiversación de la realidad, cambios de humor y que en ocasiones provoca alejamiento de la realidad, los tópicos y falsas creencias sobre personas con esquizofrenia recalcan y repiten que poseen múltiple personalidad y cuya enfermedad es fruto de un entorno familiar complejo, que son individuos poco inteligentes, incapaces y que no existe tratamiento para su mejoría, junto a la consideración de personas violentas, homicidas o asesinos, cuando en realidad solo entre un 5 y un 10 por ciento de esquizofrénicos presentan episodios de extrema violencia. Erradicar estas connotaciones peyorativas y falsas, instaladas en la conciencia colectiva es un de los objetivos de esta Consejería.

La rehabilitación psicosocial

La rehabilitación psicosocial se define como aquel proceso cuya meta global es ayudar a las personas con discapacidades, a consecuencia de una enfermedad mental, a integrarse en la comunidad y a mantenerse en un entorno social con condiciones lo más normalizadas e independientes posibles.

Los dispositivos de rehabilitación psicosocial se conciben como un recurso específico, dirigido a la población con trastornos psiquiátricos severos y persistentes que presentan dificultades en su funcionamiento psicosocial y en su integración en la comunidad, con la finalidad de ofrecerles programas de rehabilitación psicosocial y apoyo comunitario que faciliten la mejora de su nivel de autonomía y funcionamiento, así como promover su mantenimiento e integración social en la comunidad en las mejores condiciones posibles de normalización, independencia y calidad de vida.

Los objetivos principales son favorecer y posibilitar la adquisición o recuperación del conjunto de destrezas, habilidades y competencias necesarias para el funcionamiento en la comunidad en las mejores condiciones de normalización y calidad de vida posibles; potenciar la integración social dentro de la comunidad, apoyando y fomentando un funcionamiento lo más autónomo, integrado e independiente que sea posible así como el desempeño de roles sociales valiosos y normalizados; prevenir o disminuir el riesgo de deterioro psicosocial, marginalidad y/o institucionalización; asesorar y apoyar a las familias de las personas con trastorno mental severo para favorecer su competencia en el manejo de los problemas que se les plantean e incidir positivamente en el proceso de rehabilitación y ajuste social de sus familiares con problemas psiquiátrico.

Para promover debates más abiertos al margen de estigmas, está prevista la celebración mañana viernes, 7 de octubre, del Día Mundial de la Salud Mental en Telde. A continuación, el programa de actos previsto por la red de Centros de Día de Rehabilitación Psicosocial.

10:00 a.m. Charla sobre Salud Mental y Recuperación.
                  Lugar: I.E.S. José Arencibia Gil, calle Pérez Galdós nº 23.
11:00 a.m. Apertura de los stands de los Centros de Día de Rehabilitación Psicosocial,                                                                                                         
                   exposición de diversos productos elaborados por los usuarios de los centros.
                   Lugar: Plaza de San Gregorio.
11:00 a.m.  Diversas actividades lúdicas y de animación.
                   Lugar: Plaza de San Gregorio.
12:30 p.m.  Actuaciones musicales.
                   Lugar: Plaza de San Gregorio.
13:00 p.m.  Clausura de los actos con intervención de representantes institucionales.           
Lugar: Plaza de San Gregorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada